Energía: dominación o …. Revolución? (II)

Posted By on 26 julio, 2012

La “Misión imposible” que abordamos en la primera parte de esta serie consistía en reducir el coste de los consumos energéticos de un hogar, transporte incluido, que representan entre el 10 y el 20% de su gasto. He revisado los precios del kilovatio en los últimos 10 años y queda claro que los mejores amigo de las eléctricas han sido los gobiernos del señor Zapatero, tan socialista él! Empezamos a reforzar nuestra convicción de que los políticos se jubilan en las eléctricas por el trabajo que han hecho “enchufado de él las” a nosotros, y no por “enchufe”, como decíamos en nuestra hipótesis inicial. Pero vayamos por partes. Lo primero que se nos ocurre es que tal vez podríamos intentar ahorrar un poco, no? Ah caramba! Me doy cuenta que todos los aparatos que tenemos en casa están pensados ​​para no ahorrar. No se apagan solos! Y mira que sería fácil que se apagaran solas las luces cuando hay una luz que estalla, que se desconectaran del todo los aparatos de televisión, impresoras y otros trastos en lugar de quedarse en stand-by e ir gastando energía … si hemos podido llegar a la luna hace 43 años, no podríamos fabricar aparatos que se apaguen solos de forma inteligente, y no como estas lámparas de baño de hotel renovado que te dejan a oscuras a la mitad del trabajo? (Por cierto, alguien ha tomado la molestia de ver cuánto tiempo de media se pasa un ciudadano normal?)
Con los electrodomésticos ahorrar parece fácil, pero no lo es. Recuerdo las campañas de sustitución de un electrodoméstico por uno más eficiente que contaban con supuestas ayudas de la administración. El procedimiento administrativo que había que hacer para obtener la bonificación era tan complicado que finalmente desistí de ella. Los diseñadores de aquella política publica habían seguido al dedillo aquel principio que nunca falla: si no quieres que se quejen pónselos bien difícil. Si no quieres que cobren la bonificación, también. Además, los fabricantes de electrodomésticos, sobre todo de pequeños electrodomésticos no paran de inventar aparatos eléctricos que sustituyen a las cosas hechas a mano por los cachivaches de plástico que o bien van con pilas o bien con enchufe. Por casa corre un aparato muy curioso – y no hay manera de que mis hijas le dejen de usar. Es una especie de batidora en miniatura que con pilas y que sirve exclusivamente para deshacer el cacao en la leche. No se quien ha sido el genio del marketing que lo ha inventado pero me tengo que quitar el sombrero, si señor. Ha convencido al personal de que es necesario utilizar este pequeño monstruo de alambre vibrador que con pilas. Ha liquidado ese ritual iniciático de la mañana de deshacer el Cola-cao con poca leche, removiendo con una cucharilla, con aquel amor y pasión de la cosa manual, aplastando con la cucharilla las burbujas de cacao contra las paredes el vaso, que queda de un color marrón, y de finalmente diluir poco a poco, con centrifugación pausada, el cacao en la leche antes de mojar una magdalena esponjosa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *